Un libro, en manos de un vecino, es un arma cargada. Quémalo. Saca la bala del arma. Abre la mente del hombre. Se sabe acaso quién puede ser el blanco de un hombre leído? Yo? No puedo aceptarlo.

1 2 3 29